Díptico de marfil

En la actualidad, en una vitrina de las Habitaciones de Felipe II se
conserva un conjunto de pequeñas piezas de escultura, de entre las
que destaca el díptico de marfil que, al parecer, perteneció antiguamente
a Doña Juana la Loca y que aparece registrado en el inventario
de los bienes de Carlos I, habiendo ingresado en el Monasterio en
1574 por donación de Felipe II; permaneció largo tiempo en la celda
de un monje hasta que en 1833 fue depositado en el Camarín y luego
pasó a la Celda Prioral Baja, en donde estuvo hasta hace unos años,
habiendo sido exhibido en las exposiciones internacionales de Barcelona
en 1888 y Madrid en 1892. Ya elogiado por Amador de los Ríos

a finales del siglo pasado , se trata de un díptico gótico (30
x 24
cm., abierto) de la primera mitad del siglo XIV realizado en un taller
parisino y que corresponde a los denominados “de rosas” por las flores
sexafolias que decoran las líneas que separan las diferentes escenas.
En cada una de las hojas se pueden contemplar cuatro relieves
policromados, que, según Rotondo
33
, fueron coloreados por Azolino,
pero tan sólo se advierten restos de la policromía en algunas vestimentas
y en los motivos florales.
El orden de las escenas es el inverso, ya que se van desarrollando
de abajo hacia arriba. En la parte inferior izquierda aparecen los
Magos dirigiéndose a Belén montados en caballos; y en la derecha,
la Epifanía, siendo las dos únicas escenas que ocupan todo el compartimento.
En el piso inmediato superior se representan, a la izquierda,
el Beso de Judas, el Prendimiento, la Restitución de la
oreja a Maleo y el Suicidio de Judas Iscariote, en tanto que a la derecha
aparecen Cristo ante Pilatos y los Improperios. En los registros
siguientes se encuentran, a la izquierda, la Flagelación y el
Camino del Calvario, con la Crucifixión y el Descendimiento, a la
derecha. En los paneles superiores se representa, a la izquierda, el
Santo Entierro y la Aparición a la Magdalena, apareciendo a la derecha,
las Marías y la Bajada al Limbo.

 

Sobre nosotros Nicolás Jiménez Hernández

Dinamizador de inquietudes, creador de ideas, redactor de programas y proyectos, impulsor y gestor de iniciativas, promotor y comunicador. Gran capacidad de trabajo individual y en equipo, de adaptación a los cambios y para incorporar avances tecnologías al trabajo cotidiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.