Atril de bronce con águila de cuerpo entero

A su vez, en el Capítulo Prioral se encuentra otro atril de bronce
dorado con forma de ángel de cuerpo entero que sostiene en las
manos un portalibros de compleja ornamentación y tiene un pie
colocado sobre una bola que descansa en un plinto en cuya parte
delantera aparecen las marcas “$” y “X” por encima de la inscripción
“OPVS IOANNES SIMONIS ANTVERPIENSIS AÑO 1571”.
Con unas dimensiones de 174 x 88 x 84 cm., siendo las de la basa
56 x 53 x 53 cm., se trata de una pieza de excelente calidad, con
magnífico estudio de los plegados de la vestimenta del personaje
simbólico del evangelista San Mateo. Asimismo, el perfecto acaba

do avala la calidad del broncista, observándose que presenta un severo
desperfecto en la parte posterior de la túnica del apuesto mancebo
de amplias alas abiertas. Sus emplazamientos fueron los mismos
que el atril del águila antes comentado, habiendo estado situado
en el lado del Evangelio durante la traslación de los cuerpos
reales en 1654 y luego en “la tribuna correspondiente al otro lado
más allá de las reliquias de la parte del convento” según el P. Cerezal
16
para pasar más tarde a la Sala de Capas en 1810 y encontrarse
en 1934 ya en el zaguán de las Salas Capitulares.

Nicolás Jiménez Hernández
Dinamizador de inquietudes, creador de ideas, redactor de programas y proyectos, impulsor y gestor de iniciativas, promotor y comunicador. Gran capacidad de trabajo individual y en equipo, de adaptación a los cambios y para incorporar avances tecnologías al trabajo cotidiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vivo en la cerca
Redimensionar imagen