Los últimos días de Pompeya (1959)

Pero a la que más cariño he tenido y no por sus grandes dotes cinematográficos, porque era bastante mala, ha sido a “Los últimos días de Pompeya” rodada en 1.960 en la Plaza de Toros de San Lorenzo, convertida en un circo romano gracias al cartón piedra, la pintura y los muchos extras o figurantes de El Escorial que en ella participamos. Recuerdo que bajamos varios amigos a “actuar” como extras. Duramos sólo unas horas del primer día porque entre el calor de agosto y el royo del rodaje, decidimos escaparnos por los sótanos de la Plaza de Toros y luego volvíamos a la hora de cobrar, entrando por el mismo sitio. Si no recuerdo mal nos pagaban 500 pesetas en un billete, que era una pasta y lo repetimos dos o tres días. Al cabo del tiempo vi la película y recordé aquellas trastadas y a algunos vecinos que olvidaron quitarse el reloj y la boina. Me figuro que no aparecieron en la película.

Nicolás Jiménez Hernández
Dinamizador de inquietudes, creador de ideas, redactor de programas y proyectos, impulsor y gestor de iniciativas, promotor y comunicador. Gran capacidad de trabajo individual y en equipo, de adaptación a los cambios y para incorporar avances tecnologías al trabajo cotidiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vivo en la cerca
Redimensionar imagen