Los últimos días de Pompeya (1959)

Pero a la que más cariño he tenido y no por sus grandes dotes cinematográficos, porque era bastante mala, ha sido a “Los últimos días de Pompeya” rodada en 1.960 en la Plaza de Toros de San Lorenzo, convertida en un circo romano gracias al cartón piedra, la pintura y los muchos extras o figurantes de El Escorial que en ella participamos. Recuerdo que bajamos varios amigos a “actuar” como extras. Duramos sólo unas horas del primer día porque entre el calor de agosto y el royo del rodaje, decidimos escaparnos por los sótanos de la Plaza de Toros y luego volvíamos a la hora de cobrar, entrando por el mismo sitio. Si no recuerdo mal nos pagaban 500 pesetas en un billete, que era una pasta y lo repetimos dos o tres días. Al cabo del tiempo vi la película y recordé aquellas trastadas y a algunos vecinos que olvidaron quitarse el reloj y la boina. Me figuro que no aparecieron en la película.

3 respuestas a «Los últimos días de Pompeya (1959)»

  1. Recomiendo leer el libro de Emilio Ruiz del Río «Rodando por el mundo, mis recuerdos y trucajes cinematográficos» en donde habla de todas estas películas en las que realizó maquetas y efectos especiales explicando cómo lo hizo. Hablando de las más de 500 películas en las que trabajó como Dune y Conan y que se puede adquirir solicitándolo en el facebook de Emilio Ruiz

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.