Retablo portatil de madera de ébano

Durante algún tiempo estuvo en la Sala Capitular Vicarial un pequeño retablo portátil de madera de ébano (75 x 40 cm, aproximadamente) con dos columnas estriadas y un escudo real de plata en el remate, en cuyo interior se encuentra la figura de San Jerónimo penitente sentado en un árbol y junto a una montaña, trabajada en relieve sobre alabastro. Obra del siglo XVI, se sabe que fue regalada a Felipe II por su criado Bartolomé de Santoyo y que se conservó en el Camarín, de donde consta que la robaron los franceses, pero luego fue felizmente recuperada, pasando a conservarse en la Celda Prioral Baja y más tarde, en el Capítulo Vicarial, sin que hayamos podido dar con su actual paradero.

Nicolás Jiménez Hernández
Dinamizador de inquietudes, creador de ideas, redactor de programas y proyectos, impulsor y gestor de iniciativas, promotor y comunicador. Gran capacidad de trabajo individual y en equipo, de adaptación a los cambios y para incorporar avances tecnologías al trabajo cotidiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vivo en la cerca
Redimensionar imagen