Usos del suelo

Altas zonas serranas

Los relieves elevados de la zona de Abantos, Puerto de San Juan, Puerto de Malagón y Cuelgamuros (muchos de ellos Montes de Titularidad Pública o de Patrimonio Nacional), diseccionan el espacio, modifican su estructura paisajística y permiten que les sean asociados los principales elementos de vegetación natural que aparecen en el ámbito de estudio, como son las áreas de Pinares y Pinares en zona muy rocosa.

Por su parte, la zona de La Herrería y diversos sectores de Casas del Valle, Barranco de la Cabeza o Solana del Ventisquero, presentan importantes formaciones de melojar, que en el primer sector se encuentra ampliamente desarrollado, mientras que en las zonas más altas, aparece aclarado y, en ocasiones, mezclado con zonas de pinar.

Laderas

En estas zonas pueden observarse áreas con matorral y pastizal con arbolado disperso, sobre todo en las zonas de La Pizarra y La Solana. Presentan una disposición fisionómica en la que predominan la retama negra (Cytisus scoparius), junto con pequeñas zonas de retama de bolas (Retama sphaerocarpa) y jaras (Cistus ladanifer). A estas, se le asocian pequeños sectores de encinas, enebros y esparragueras. Al aclararse el matorral, aparecen diversas zonas en las que el erial pastizal, concentran básicamente, numerosas gramíneas, esparragueras, encinas y enebros. En sectores próximos (Casa de la Cabeza de Gato) se han producido repoblaciones de Pinus pinaster.

Rampa

Localizada en el sector oriental del término municipal (al este de la M-600), aparece un amplio espacio dominado por fresnedas, melojares, prados y encinares (pastizal, erial, arbolado con cobertura laxa, matorral con arbolado disperso y pastizal con arbolado disperso) de vocación eminentemente ganadera. Las grandes propiedades de dehesas de fresno y encina (Casas del Campillo, Casas de Puerta Verde, El Jaral, Tentadero, etc.) sostienen una intensa actividad ganadera, en la que pasta el ganado bravo.

Sin embargo, en las pequeñas fincas, el arbolado ha ido dejando paso a los pastizales y eriales. Entre estas zonas abiertas, se mantiene un entramado de zonas con arbolado con cobertura laxa y matorral con arbolado disperso, que se corresponden con Montes Protegidos por la Ley Forestal de la Comunidad de Madrid.

Cursos fluviales

Atravesando estas zonas, pueden observarse diversos cursos de agua más o menos estacionales (Arroyos de los Guateles), así como el río Guadarrama. En ambos casos, incorporan una mayor diversidad a las fincas que atraviesan.